La Visita del Papa a México y el Turismo Religioso
Escrito por: OOH! Marketing


El Turismo religioso, a diferencia de todos los demás segmentos del mercado turístico, tiene como motivación fundamental la fe. Los llamados históricamente como “destinos santos” como Jerusalén, La Meca o Roma siguen siendo importantes puntos de referencia del sector aunque cada vez más se posicionan destinos y eventos religiosos como peregrinaciones, asistencia y participación a celebraciones religiosas, congresos etc. Y es por eso varias agencias turísticas ya se han especializado en este sector.

La visita del Papa a México, máxima figura de la iglesia Católica, detonará al margen del evento religioso un gran impulso al sector turístico de las poblaciones que visita, ya que muchos de los visitantes aprovecharán su estancia para visitar zonas gastronómicas, turísticas y comerciales así como las compras alusivas al evento.

Según datos de la Secretaría de Turismo de Morelia se espera la llegada de más de un millón de visitantes, la titular de la dependencia Thelma Aquinque declaró que se espera un impulso a su economía local, ya que se calcula que cada turista gastará en promedio entre 600 y 650 pesos diarios, dicho sea de paso la ocupación hotelera por la visita del Papa está a tope, sin habitaciones disponibles para esas fechas.

Por otro lado, en Chiapas afirman que se esperan más de 185 mil personas que acudirán a ver al pontífice en Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal de las Casas, a diferencia de 1990 cuando el entonces Papa Juan Pablo II visitó el estado de Chiapas, la oferta de hospedaje y transportación aérea y terrestre no era tan amplia como lo es hoy, que existen más de 100 hoteles de diferentes categorías y precios para todo los bolsillos.

En Chiapas esperan que este evento atraiga recursos al estado para diversos sectores y no únicamente hoteleros y agencias de viajes. Se verán beneficiados desde el transporte público, restaurantes, artesanos, tiendas de ropa y otros.

Más allá de lo que religiosa y socialmente puede significar para México la visita del pontífice, y más allá también de lo que vayan a gastar los fieles que se acudan a una u otra ciudad que visitará para ver a su líder religioso, con la consecuente y natural derrama turística que esto genera y que impacta directamente en los destinos, la visita papal también puede ser utilizada para promocionar los diferentes atractivos turísticos que posee cada lugar.

Vamos a ver ahora qué tan bueno resulta Francisco vendiendo paquetes turísticos en tierras mexicanas.